Testimonios: Cristina & Rita

Uno de los regalos más grandes de ser doula es la oportunidad de conocer mujeres fuertes y determinadas que tienen muy claro lo que quieren y no dudan en ir a por ello.

Una de estas mujeres ha sido Cristina. Ella tenía claro que quería ser madre soltera en una sociedad en la que aún se pone muy en duda la capacidad de las mujeres de hacerlo, pero que luego no hace nada para apoyarlas y sostenerlas como se merecen. Para mi fue un honor que Cristina me eligiera como doula y poder acompañarla en el proceso de convertirse en madre de Rita. Era la primera vez que acompañaba a una mujer que decidía ser madre soltera y ella era primeriza, así que fue un proceso de aprendizaje mútuo precioso. Hoy quiero darle voz a Cristina y que conozcáis su historia con sus propias palabras.Con su permiso os comparto su testimonio:

“Supongo que como muchas mujeres que están embarazadas por primera vez, yo era un mar de dudas, miedos e incertidumbre ante lo que me esperaba. En mi caso, más si cabe, ya que era madre soltera por elección, en una ciudad donde no tenía familia y mis amistades más cercanas eran solter@s sin hij@s. Por lo que tras investigar me encontré con el mundo de las doulas y todo lo que hacen estas mujeres al guiarte y acompañarte en una de las cosas más importantes de tu vida. Conocí a Renata porque era mi profesora en clase de yoga para embarazadas, desde el principio fue una persona que me irradió confianza y calidez por lo que al saber que era doula decidí hablarle de mi situación y proponerle que me ayudara con el nacimiento de mi hija. La verdad es que no era una tarea fácil por que necesitaba acompañamiento durante el embarazo, parto y postparto. Desde el principio me sentí muy segura y acompañada en todo momento, durante el embarazo era mi punto de referencia ante dudas que te surgen, incertidumbres sobre el parto, miedos… Trabajamos la parte emocional, como enfrentarte a algo que, sin duda, cambia muchas cosas y valores en tu vida. También la parte física con ejercicios para preparar tu cuerpo para la fuerte tarea que es traer un bebé. 

Un lunes por la mañana rompí aguas e inmediatamente llamé a Renata para decírselo, nunca olvidaré sus palabras y la emoción de su voz ante la inminente llegada de mi hija. En realidad no fue tan inminente, estuve como 36 horas hasta que mi hija llegó al mundo, las primeras 24 sin llegar a ponerme de parto, pero en todo momento me sentí arropada, cuidada, mimada, escuchada creo que por eso estaba tan llena de energía y no tengo ningún recuerdo de que fuera algo pesado, ni agotador. Dentro de toda la situación estaba tranquila, podía contar con la ayuda y el conocimiento de mis doulas para que mis deseos se respetaran y fueran escuchados. Al final mi hija no se colocó en la posición adecuada y tuve que entrar en quirófano, Renata fue la persona que me acompañó y fue la primera persona en verla, recuerdo que se giró y me dijo emocionada que era preciosa. Tras el nacimiento de un bebé empieza una etapa, que es en la que a priori pensamos menos, pero desde mi punto de vista es la crucial y es el postparto. Tus hormonas van a cien, tienes que hacerte cargo de un ser que depende totalmente de ti, viene la lactancia…sin duda, pasar todo eso acompañada de mujeres que tienen conocimientos, experiencia y saben mostrar comprensión sin juzgar es fundamental. 

Si algo tuviera que destacar de Renata es su capacidad de escucha, su alegría, su empatía y el amor con el que hace las cosas. Estuvo en un momento clave en mi vida, algo que forma parte de mi historia y la de mi hija y por todo ello, siempre será mucho más que mi doula. “

Gracias Cristina por tu hermoso testimonio y por dejarme formar parte de vuestra historia. Siempre os llevo en el corazón.

Ortiga: la gran aliada de las mujeres

No sé si es porque soy Tauro pero siempre he sentido una conexión muy profunda con la naturaleza y las plantas, incluso a pesar de vivir en la ciudad (de momento) es una de las cosas que más me sanan en el mundo. Me acuerdo cuando era pequeña como me gustaba habar con las flores y las plantas del patio de mi casa y del colegio y siempre andaba inventandome historias con ellas, creyéndome Alicia en el Pais de las Maravillas.

Por esto estoy muy feliz porque por fin este año he empezado a estudiar en profundidad el uso de las plantas como medicina en la escuela Gaia School of Healing, algo que hacía años que quería hacer pero nunca tenía tiempo.

La verdad es que en el poquito tiempo que llevo estoy alucinando con la cantidad de plantas medicinales que existen en nuestro entorno y que tenemos tan olvidadas!

Es más, con toda la pandemia de coronavirus actual es muy curioso que, al menos en Barcelona, de repente han empezado a crecer plantas medicinales por toda la ciudad.

El problema es que muchas son plantas que se consideran malas hierbas como el Diente de León o las Ortigas, pero cuando te pones a estudiar y a utilizarlas te das cuenta de toda la medicina perdida y desperdiciada en nuestra sociedad.

De todas las que he estado estudiando y probando últimamente la Ortiga es una de las que más me tiene alucinada. La verdad es que de pequeña las ortigas me daban un poco de miedo porque pican, pero resulta que solo lo hacen cuando se sienten atacadas! Resulta que si te acercas con respeto ¡no pican tanto! Además siento que este mecanismo de defensa de las ortigas es algo que muchas podemos aprender a la hora de poner límites sanos cuando la gente nos falta el respeto o se acercan a nosotras con malas intenciones.

También he descubierto que las ortigas son grandes aliadas de las mujeres en casi todas las etapas de la vida, por esto hoy he decidido compartirte algunos de sus beneficios y una sencilla receta para que la incorpores a tu vida.

Propiedades y beneficios de las Ortigas

(Urtica Dioica – Urticaceae)

Las ortigas son un súper alimento y una increíble fuente de nutrientes. La hoja seca contiene 40% de proteína, una de las mayores fuentes de proteína en el mundo vegetal. Las ortigas son muy ricas en hierro, zinc, proteínas, vitaminas B, magnesio, calcio, vitamina C, E, A, D, potasio, riboflavina, niacina, clorofila, minerales traza y fibra. Nutren y restauran todo el cuerpo con una fuente inagotable de vitaminas y minerales.

Las ortigas son un gran tónico nutritivo durante el embarazo, fortalecen el útero, ayudan a aumentar la producción de leche materna y brindan a los bebés la nutrición que necesitan.

Para las mujeres en etapa fértil, las altas cantidades de hierro en la ortiga reponen las reservas de hierro durante el sangrado menstrual, y es muy útil para la anemia.

Las ortigas aumentan la energía y ayudan al cuerpo a curarse de enfermedades crónicas o de agotamiento / estrés a largo plazo. Como adaptógeno, la ortiga aumenta los niveles de energía, ayuda a reducir nuestra respuesta al estrés y reconstruye las glándulas suprarrenales sobrecargadas.

Las ortigas aumentan la resistencia emocional y física, nos apoyan en tiempos de agitación o cambio, estabilizan y equilibran el sistema nervioso.

Como un adaptógeno y un tónico inmunitario profundo, las ortigas aumentan la inmunidad, alivian las alergias y ayudan al cuerpo a resistir las infecciones.

Es un tónico para el tracto urinario y los riñones, útil para prevenir infecciones de la vejiga y del tracto urinario.

Las ortigas son calmantes para la inflamación en el tracto digestivo y ayudan a aumentar la absorción de nutrientes a través de las membranas mucosas de los intestinos. Es muy útil para las personas que están desnutridas o tienen deficiencias de nutrientes.

Las ortigas nutren y reconstruyen el sistema musculoesquelético con un alto contenido de sílice, calcio y magnesio, reparando las articulaciones y los cartílagos, y calmando la inflamación. Las ortigas son muy útiles para la artritis y el dolor articular como infusión.

Las ortigas también son bien conocidas por aumentar la fuerza del cabello, la piel y las uñas … Es un gran restaurador para el crecimiento de nuevas células y la construcción de tejido sano en todo el cuerpo. Disfruta del alimento de la tierra a través de nuestro querido aliada, la Ortiga!

INFUSIÓN DE ORTIGAS

Llevo tomando esta sencilla receta de infusión de ortigas casi cada día desde hace 1 mes y te puedo decir que sus beneficios son reales. En mi caso siento como me sacia, así que tengo menos hambre durante el día y me siento con energía. También me ayudan a estar más tranquila, con lo que siento que puedo estar más enfocada cuando lo necesito. Además el sabor es dulce, así que me quita las ansias de chocolate que solía tener a media tarde. ¡Es un preparado muy sencillo de realizar y muy rico de tomar!

Necesitarás hojas de ortiga secas o frescas si tienes acceso. En caso de usar hojas frescas asegúrate de no coger de ortigas que ya hayan florecido ya que estas son demasiado fuertes para el hígado. Las hojas secas las puedes encontrar en cualquier herbolario de barrio.

Yo normalmente me preparo 1 litro para ir bebiendo a lo largo del día. Lo preparo la noche anterior para que infusione bien y me lo bebo a temperatura ambiente.

La receta es tan sencilla como poner 1 o 2 puñados (1/2 taza a 1 taza) de hojas secas o frescas de ortiga en un bote de cristal de 1 litro. Añade el agua hirviendo y deja reposar por 4-8 horas.

¡Espero que te animes a probarla y que me dejes tus comentarios sobre tu experiencia!

Con amor,

Renata, tu Doula de Vida

Crea tu Altar Personal

Un Altar es un espacio que nos conectan con nuestro poder espiritual y con la intención.

La creación de altares es un acto tan instintivo en el ser humano que existe desde hace miles de años.

Nuestras ancestras tenían la capacidad de sentir una conexión especial con los misterios de la vida y de la naturaleza y usaban los altares como un lugar de comunicación con todo lo que es invisible para el ojo humano pero que el alma sabe que existe.

Crear un altar crea un ancla física para todas las energías de la creación, un espacio sagrado para enraizar las energías espirituales en nuestra vida físicas. ¡Crear tu propio altar personal puede ser una expresión de tu esencia única y puede ser una práctica alegre y creativa, ya que es una representación de TI!

A mi personalmente es una de las cosas que más me gustan y me conectan con mi creatividad. La propia creación del Altar es un acto psico-mágico y meditativo que te puede llevar a descubrir talentos en tí que desconocías.

Cómo decía al principio, siento que todos los seres humanos tenemos ese instinto de crear altares desde que nacemos. A veces son detalles aparentemente superficiales pero que nos ayudan a darle sentido a lo mundano.

Mi madre por ejemplo tiene altares que ha creado de forma “inconsciente” por toda la casa. Son distintos rincones en los que ha ido colocando fotografías, objetos y recuerdos de seres queridos o de momentos importantes en la vida familiar y cuando miras esos rincones reconectas con esas personas, aunque ya no estén en este plano, recuerdas esos momentos vividos y honras todas las experiencias.

A veces crear un lindo ramo de flores y encender una vela ya nos sirve como altar temporal para marcar momentos importantes en la vida.

Estoy segura de que tu ya tienes altares “inconscientes” en tu hogar, pero hoy te voy a compartir como crear uno con intención para que su efecto sea más poderoso.

Hay muchos tipos de altares según aquello con lo que te quieras comunicar o aquello que quieras honrar. En esta ocasión, te propongo crear tu Altar Personal, un lugar especial donde puedas comunicarte contigo misma, honrarte y conectar con tu profunda Sabiduría Femenina.

PASO 1: ENCUENTRA UNA BASE PARA TU ALTAR

Lo primordial es encontrar un espacio en tu casa donde puedas crear tu Altar Personal Permanente. Lo ideal es que sea un lugar donde puedas tener intimidad para poder meditar y hacer rituales frente a tu altar. En general, se coloca un altar en el norte, de manera que cuando te colocas frente al Altar estás mirando hacia el norte. Esto no es obligatorio, si tu espacio lo permite, puedes colocar su altar en el norte, pero te recomiendo que priorices la intimidad.

La palabra Altar proviene del latín altar, altaris o altare y significa plataforma elevada, sí que necesitas una base que esté por encima del suelo: una mesita de madera, un estante o un taburete por ejemplo.

Una vez tengas tu base para el altar, necesitarás una tela para cubrir la base y embellecer el altar. Puede usar un pareo lindo, un pañuelo, un mantel o cualquier tela bonita que tengas en casa y que sientas que puede quedar bien en tu altar.

A mi siempre me gusta usar antiguos pañuelos de mi madre o de mi abuela porque me conectan con mi linaje femenino y porque son prendas que han vivido historias y están cargadas con su energía, pero si te apetece comprar una tela nueva y especial exclusiva para tu altar también es válido.

PASO 2: ELIGE LOS OBJETOS PARA TU ALTAR

Esta parte es importante y debes elegir objetos que te conecten con la belleza, con tu poder personal o que sean importantes para ti.

Para tener un altar completo, es esencial tener al menos un elemento que represente cada uno de los 5 elementos: Tierra, Agua, Aire, Fuego y Espíritu.

Tierra: cristales, minerales, rocas, madera, plantas con tierra, hierbas, sal, semillas, flores…
Agua: conchas marinas, cuenco, taza, jarra de agua…
Aire: incienso, incensario, plantas para sahumar (salvia, romero, palo santo), aceites esenciales, plumas…
Fuego: velas, cenizas sagradas, elementos de color rojo o amarillo…
Espíritu: imágenes de tus antepasados, ángeles, arcángeles, imágenes o artículos que representan a tus guías espirituales… Aunque al ser un Altar personal te recomiendo que pongas imágenes tuyas. Es muy sanador poner imágenes de cuando eras niña, para honrar y cuidar a tu niña interior, por ejemplo.

Además es importante incluir artículos personales, ya que es tu altar personal. Yo tengo suerte que como soy profesora de yoga, muchas de mis alumnas me hacen regalos que son perfectos para mis altares. Tengo figuritas de diosas de arcilla, una amatista, un loto hecho con papiroflexia, velas con formas hermosas que me recuerdan a mis alumnas, me motivan a mejorar cada día más en lo que ofrezco y al colocarlo en mi altar me recuerdan que soy un canal y que todo aquello que transmito no surge de mi ego sino de la energía creativa universal que fluye en todos los seres.

También me gusta poner textos que me inspiran e incluso libros que me han servido en mi crecimiento y evolución como persona. Y algo que siempre tengo en mis altares son oráculos de energía femenina porque además de ser hermosos, en ellos siempre encuentro el mensaje que necesito en cada momento.

Algo que para mí es indispensable hoy en día para las mujeres es honrar nuestra sangre menstrual, que es sangre de vida. Por eso también me gusta ofrendarla en mi altar y luego la mezclo con agua para regar mis plantas que están hermosas y renacen constantemente!

PASO 3 – LIMPIEZA Y PREPARACIÓN

Una vez tengas todos los elementos para crear tu altar es importante crear un espacio sagrado limpiando el área y los elementos tanto física como energéticamente.

Para limpiar enérgicamente la zona puedes sahumar la zona con salvia o palo santo, así como sahumar los objetos y elementos que quieras poner en tu altar.

Luego abre el espacio sagrado entonando un mantra o llamando a las 4 direcciones, a la Madre Tierra, al Padre Cielo y a todos tus guías. Puedes usar tus propios métodos, rituales y herramientas para prepararte, centrarte y crear tu espacio sagrado.

PASO 4: COLOCA LOS OBJETOS CON INTENCIÓN

Esta es la parte más creativa y meditativa en la que te invito a conectar con tu intuición y tu sentir para ir colocando los elementos de una forma que te resulte bella y armónica y que tenga sentido para ti.

A la hora de colocar los objetos y elementos en el altar puedes seguir la forma tradicional de los elementos colocando el elemento Tierra en el Norte, el Aire en el Este, el Fuego en el Sur y el Agua en el Oeste, aunque esto es completamente opcional.

Si quieres trabajar el equilibrio de las polaridades en ti te recomiendo colocar los elementos Femeninos en el lado izquierdo que es el lado del Sagrado Femenino y los Masculinos a la derecha que representa al Sagrado Masculino.

Si eres como yo que tienes un poco de T.O.C. y te gusta la simetría puedes colocar los objetos de forma simétrica, aunque también es bueno trabajar el soltar el control y dejar que tu Altar tenga un aire más orgánico.

A veces también es lindo colocarlos en forma de mandala y usar flores o piedras para crear formas bonitas.

Lo importante es que estés plenamente presente en el proceso y que pongas tus intenciones a medida que vayas colocando los objetos. Como se trata de tu altar personal, ¡lo más importante es que te simbolice a ti y tu energía única!

PASO 5 – ACTIVA TU ALTAR


Cuando hayas logrado colocar los objetos en el altar con intención y de forma armoniosa, es el momento de activarlo. Si el altar tiene velas o incienso, enciéndelos.

Si hay imágenes de deidades, ancestr@s o seres mágicos que has invitado a tu altar es hora de conectar con ellos y llamarlos para que vengan a activar tu altar.

Pon tu música relajante favorita y crea tus rituales, meditaciones y visualizaciones para activar y anclar completamente tu energía al altar que has construido.

PASO 6 – MANTÉN TU ALTAR VIVO Y FLUYENDO


Ahora que ya tienes tu altar creado y activado es importate mantenerlo ordenado, limpio y activo para que la energía fluya.

Para mi la mejor manera de mantener mis altares activos ( tengo 2 altares en mi casa más los itinerantes que creo para los círculos de mujeres), es encender una velita y poner mi intención para el día nada más levantarme.

También me gusta acudir a mi altar para escribir en mi diario, meditar, practicar yoga o simplemente cuando necesito una pausa del ajetreo diario.

Es bonito ir poniendo flores frescas en tu altar y hacer limpias regulares con inciensos, palo santo o sahumerios.

Después de un tiempo, puede que sientas que tu energía a cambiado y decidas reorganizar el altar o cambiar los objetos. Es importante que tu altar te represente y evolucione contigo.

Para mantener vivo tu altar, conéctate a él todos los días e incorpóralo en tu práctica espiritual diaria. Para mi es mi refugio particular.

Ahora me encantaría ver las imágenes de tu altar personal creado en los comentarios y que me cuentes que es lo que más te gusta de tener tu Altar Personal en casa.

Con amor,

Renata tu Doula de Vida

Beneficios de practicar yoga durante el embarazo

Una de mis pasiones desde hace 7 años es compartir la práctica de Yoga con mujeres embarazadas.

En las clases de Yoga Prenatal o Yoga para un Embarazo Consciente, comparto distintas técnicas yóguicas: posturas, práctica de respiración consciente, meditaciones poderosas, visualizaciones, relajación profunda, etc. Este conjunto de prácticas ayudan a transitar los cambios físicos y emocionales que se dan durante la gestación, así como a preparar el cuerpo y la mente para el parto.

Vamos a ver con mayor profundidad como estas herramientas afectan positivamente tanto a la madre como al bebé:

Práctica de Asanas:

La práctica de posturas (asanas) aporta flexibilidad y fuerza al cuerpo y previene molestias típicas del embarazo como los dolores de espalda, el estreñimiento, la circulación o la falta de agilidad. También prepara el cuerpo para el parto gracias al fortalecimiento de las piernas y la apertura de caderas.

En mis clases de Yoga Prenatal también incluyo ejercicios basados en las técnicas de Spinning Babies que ayudan a la colocación óptima del bebé, lo cual favorece el descenso del bebé en el parto y puede ayudar a que los partos sean más rápidos y fluidos.

De la misma manera se trabaja la tonificación y relajación del suelo pélvico, ya que incorporamos ejercicios específicos en algunas de las posturas.

Pranayama o respiración consciente:

Uno de los elementos más importantes en las clases de yoga prenatal es la práctica de la respiración consciente o Pranayama. Durante el embarazo, el bebé va creciendo dentro del cuerpo de la madre provocando el desplazamiento de algunos órganos internos que a su vez causan que los pulmones tengan cada vez menos espacio para respirar profundamente. Esto a la larga causa fatiga y falta de oxígeno en la madre y el bebé, lo que también puede derivar en mareos e incluso desmayos.

Al practicar la respiración consciente, la mujer aprende a utilizar toda su capacidad pulmonar al máximo de manera que puede respirar más profundamente incluso en las últimas semanas de embarazo. Así, tanto el cuerpo de la madre como el bebé reciben el oxígeno suficiente para un óptimo estado de salud.

Meditaciones “Keep Up”:

Las meditaciones “Keep Up” son herramientas poderosas para preparar la mente para los retos del parto y la maternidad en general. Estas meditaciones son dinámicas y suelen incluir ejercicios en los que los brazos están por encima de los hombros y se mueven de forma enérgica acompañados de alguna respiración poderosa. Esta combinación facilita el fortalecimiento del sistema nervioso y equilibra el sistema glandular, además de oxigenar todo el cuerpo.

Mientras se realiza la meditación, la mente suele mostrar todas las resistencias existentes. Esta situación es parecida a la que se da cuando suceden las contracciones del parto, y es una oportunidad para aprender a concentrarse en la respiración y poder manejar las sensaciones de intensidad. Cuando se logra finalizar la meditación con éxito, la sensación de fortaleza y poder mental aumentan y dan seguridad a la mujer para atravesar cualquier desafío.

Visualización y conexión con el bebé:

Al inicio de la clase, entre ejercicios y durante la relajación incluyo visualizaciones guiadas para entrar en un estado de calma y conectar con el bebé.

Hoy en día se sabe que el sistema nervioso y endocrino de los bebés se ve afectado ya desde la gestación y que el estado psico-emocional de la madre afecta al bebé enormemente. Cuando visualizamos un entorno seguro, bello y armonioso, el cerebro entra en un estado de relajación y las glándulas secretan hormonas que producen bienestar tanto en la madre como en el bebé.

Las visualizaciones también mejoran la capacidad de concentración y atención lo que ayuda a crear un “espacio mental seguro”, o lo que a mi me gusta llamar “la burbuja”, en la cual la mujer puede refugiarse durante el parto y crear un espacio de intimidad con su bebé de manera que nada de lo que sucede alrededor los perturbe.

Relajación profunda:

La relajación profunda no es solamente uno de los momentos favoritos de las embarazadas, sino que además es una de las partes más importantes de la práctica del yoga.

El parto está relacionado con la capacidad de relajarse y rendirse al propio proceso del parto. Por eso una mujer necesita preparar tanto la mente como el cuerpo para poder relajarse y rendirse profundamente mientras da a luz a su bebé. Si hay tensión, hay dolor. En cambio, cuando el cuerpo se relaja, la respiración se calma, la tensión se libera y la mujer puede fluir con las sensaciones del parto hasta que el nacimiento se convierte en una experiencia trascendente.

La relajación guiada también mejora la conciencia corporal y en ella también se crea un mayor vínculo con el bebé, pudiendo sentir sus movimientos y desarrollando una relación más profunda con su hij@.

Un truco yóguico que te puede ayudar en el parto: tus labios y mandíbula están conectados energéticamente con tu cuello uterino y la pelvis. Durante la relajación, practica liberar la tensión de la boca, los labios y la mandíbula. Durante el parto, utiliza esta práctica para apoyar activamente el proceso de nacimiento.

Otros elementos:

Como además de profesora de yoga también soy Doula, una de las características que diferencian mis clases de yoga prenatal es que en cada clase damos un espacio para conversar sobre temas relacionados con el embarazo, el parto y el postparto.

En este espacio de charla propongo temas que pueden interesar a las mujeres como la alimentación durante el embarazo, cómo preparar el plan de parto, sexualidad durante el embarazo, los cambios en cada trimestre, consejos de cuidados del cuerpo, como prepararse para el postparto, entre otros. A raíz de estas propuestas, las embarazadas pueden compartir sus dudas y sus conocimientos respecto a estos temas en un entorno seguro y libre de juicios.

La creación de un espacio seguro para compartir es clave ya que muchas mujeres embarazadas pueden sentirse solas en el proceso, y el compartir con otras mujeres que están en el mismo momento vital es de gran ayuda. De echo me encanta ver cómo muchas de mis alumnas generan relaciones de amistad entre ellas que van más allá del embarazo y siguen compartiendo después del parto y durante toda la crianza!

Espero que después de leer todos los beneficios del Yoga durante el embarazo te animes a empezar a ir a clases, de verdad que te sentarán de fábula! Y si es conmigo, ¡mejor que mejor! Te recuerdo que ofrezco clases presenciales y online. Puedes consultar los horarios y pedir más información aquí.

Deseo que tengas un embarazo maravilloso, que tu y tu bebé estéis sanos y fuertes y que tu parto sea dulce y amoroso.

¡Bienvenida!

¡Hola!

Soy Renata, Mujer Medicina, profesora de Yoga especializada en mujeres y Doula.

Estoy aquí para acompañarte en un crucero de lujo hacia el auto-cuidado y auto-conocimiento de tu fuerza y poder femeninos para que puedas conectar con tu esencia auténtica y crees una vida plena y equilibrada para ti y tus seres querides.

Llevo más de 10 años en el mundo del crecimiento personal y las terapias. Para mí el yoga, la danza y la voz son las herramientas más rápidas y eficaces para la auto-sanación y la transformación.

Decidí especializarme en el acompañamiento de mujeres porque creo firmemente que las mujeres somos las que tenemos el verdadero poder de cambiar el mundo por múltiples razones: nosotras somos las que gestamos las semillas del futuro, tanto si lo hacemos a través de la creación de una vida humana como a través de nuestros proyectos profesionales y personales.

En las distintas formaciones de especialización en mujeres que he ido realizando, me he dado cuenta de que el cuerpo y la psique femenina son diferentes que la masculina y que la mayoría de mujeres en la actualidad estamos desconectadas de nuestras necesidades físico-psico-emocionales porque la sociedad nos obliga a mantenernos más en la energía masculina y no se nos enseña como cuidar de nuestro poderoso “Ser Mujer”.

Yo misma pasé la mayor parte de mi vida intentando, inconscientemente, ser más masculina ya que pensaba que así me valorarían más y me respetarían. Pero eso me llevó a una desconexión tan grande que acabé enfermando.Por suerte, el Yoga y la Danza Oriental aparecieron en mi vida y me ayudaron a entender que la energía femenina es tan poderosa como la masculina, y que si sabemos escucharnos y cuidarnos como mujeres, no sólo lograremos sentirnos más sanas y en armonía en nuestra propia vida, sino que también ayudaremos a sanar, equilibrar y armonizar el planeta tierra y la humanidad.

Si tu también sientes el llamado de la energía femenina, si necesitas re-conectar con tu fuerza y cuerpo de mujer, este es tu espacio y estoy aquí para acompañarte en lo que necesites.

¡Bienvenida a mi océano virtual!